DILE NO A HALLOWEEN

Juan 1:5 La luz en las tinieblas resplandece y las tinieblas no prevalecieron contra ellas.

El enemigo ha venido utilizando desde hace muchos años, esta fecha del 31 de octubre, con el tan famoso “día de Halloween” o “día de las brujas”. Sabemos que es un engañador y no ha venido sino a hurtar, matar y destruir, y muy sutilmente quiere disfrazar una fiesta totalmente pagana en algo que parece inofensivo, como una simple tradición, como un juego y algo divertido a la vez, PERO DEBEMOS SER CONCIENTES DE QUE ESTO NO ES ASI.

Sabemos que esa fecha es utilizada por los satánicos para hacer sacrificios. Todo, con el único fin de rendirle tributo a Satanás; y para ellos es la máxima celebración, es un día muy importante, pues se preparan de tal modo; que lo hacen con mucha convicción y devoción para agradar a Satanás.                                                           Y Satanás sabe utilizar muy bien sus armas, para que esta fiesta pagana se siga propagando en todo el mundo.

Pero también sabemos que él esta derrotado en la cruz del calvario, y por más almas que intente llevarse al infierno, no podrá. Porque Dios está levantando un ejército listo y preparado para luchar en esta batalla, contra las huestes de maldad, porque es más grande el que habita dentro de nosotros, que el que está en el mundo. Satanás no puede hacer nada contra el Poder de Dios.

Amados, ya no es tiempo de estar cruzado de brazos, ya no debemos permitir que el enemigo siga ganando terreno por medio de esta fiesta pagana. Esta noche te invito y te motivo, a que le hagamos la guerra a Satanás por medio de vigilias, ayunos y   oración.                                                                                                  

 

 

Debemos utilizar todos los medios habidos y por haber, ya no sigamos permitiendo que el siga ganando almas para hacer maldad, mientras nosotros nos quedamos observando lo que pasa sin hacer nada; infórmale a los demás que es lo que hay detrás de esa fecha.

Ve y predica las buenas nuevas de nuestro Señor Jesucristo, y gana más almas para Dios, sigue haciendo guerra a Satanás, pues Dios es quien te respalda y te respaldara para hacerlo. Dios no te dejara avergonzado, por que recuerda que es más fuerte el que habita dentro de ti que el que esta allá afuera.  

DIOS NO HA PERDIDO NI PERDERA NINGUNA BATALLA… Y ESTA ES UNA MAS EN LA QUE EL ENEMIGO NO PREVALECERA.