Los errores del pasado pt 2

Ayer les hablaba de los errores y horrores que ha cometido el machismo en Latinoamérica…, hoy quiero continuar con la segunda parte y final de este interesante tema.

Tal vez usted se identificó con el comienzo de este caso, ya sea porque conoce a alguien en una situación similar, o usted es producto de un padre irresponsable, y sabe de primera mano el dolor de los hijos abandonados.

Yo sé de lo que estoy hablando, porque fui abandonado cuando aún no tenía conciencia, pero en mi adolescencia me comprometí a nunca abandonar a los hijos, y también Dios me ha permitido ver mi descendencia, mis nietos.

¿Saben amigos? …En donde existe el respeto al matrimonio y la familia, hay salud, armonía al corazón y la bendición de Dios sobreabunda… El Salmo 112 nos regala una radiografía de una familia funcional: “Su casa estará llena de riquezas y bienestar; la causa justa que apoya seguirá en pie. Habrá luz en medio de la oscuridad para la gente honesta, porque Dios es misericordioso, compasivo y justo. Le va bien a quien presta con generosidad y sabe administrar sus asuntos con justicia.” 

La paternidad responsable es una bendición, no sólo para el núcleo familiar, sino también para la sociedad en general.

La bendición de Dios estará siempre con aquel hombre/padre comprometido en la difícil tarea del hogar… Los hijos dentro del matrimonio cuentan con todo el respaldo en todos los sentidos, pero de igual manera un hijo nacido fuera de los lineamientos establecidos por Dios, la responsabilidad debe ser igual que si estuviese legalmente casado: apoyar, educar, cuidar de esa criatura con la seriedad y la responsabilidad que se necesita… Eso es lo correcto y lo que Dios demanda… La naturaleza de un cristiano es siempre hacer lo correcto.

Si los hijos ven a ese padre modelo, aunque imperfecto, aprenderán a respetar y amar lo que Dios establece, y la maldición del machismo de hijos abandonados será historia.

La realidad siempre será, mi querido oyente o lector, que, como seres humanos, nuestra naturaleza es siempre con tendencia al mal, y seguro que cometemos muchos errores… pero Dios está siempre con sus brazos abiertos para ayudarnos y nos da la oportunidad de comenzar de nuevo.

Jesús lo dijo de esta manera: “Los que están sanos no tienen necesidad de médico, sino los que están enfermos; no he venido a llamar a justos, sino a pecadores”. Marcos 2:17.

Dios es el médico por excelencia, no hay mejor siquiatra, ni psicólogo, ni terapeuta, ni nadie mejor que El… El es el único que puede enderezar nuestro carácter… Sí, es posible enmendar nuestros errores.

Aquí le dejo lo que Pablo dice de aquellos que nos acercamos a Dios y nos arrepentimos en 2da. Corintios 5:17 (Versión RV 1960) “De modo que, si alguno está en Cristo, nueva criatura es; las cosas viejas pasaron; he aquí todas son hechas nuevas.”

Bueno, me despido con un sincero Dios te bendiga…hasta mañana, si Dios nos da vida.